Hola Aventurero!!!!

¡¡¡Cuánto me gusta venir a Marrakech!!!

En cuanto te acerques a la ciudad imperial marroquí por excelencia, pronto vas a poder divisar el gran icono de la misma, la conocida mezquita de la Koutoubia.

A pocos pasos de la plaza jemaa el Fna, el alminar de la mezquita se alza en el corazón de la medina, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Te va a ser fácil, pues este minarete se puede ver desde prácticamente toda la ciudad, y de hecho se ha convertido en su eje central, es la mezquita más importante de Marrakech y fue una de las mayores del mundo islámico cuando finalizó su construcción en 1158.

 

mezquita-Koutoubia-Marrakech

 

La Koutoubia el techo de Marrakech

Ubicada al sureste de la Plaza Djemaa el Fna, la Mezquita de Koutoubia cuenta con 17 naves que se extienden en un rectángulo de 60 metros largo por 90 de ancho.

La altura del minarete de la Mezquita es de 69 metros de altura (77 si se cuenta la aguja), lo que convierte a la Koutoubia en el techo de Marrakech. Domina la ciudad y se puede ver desde casi todas partes.

Para coronar el alminar, cuatro bolas de cobre, superpuestas y de tamaño decreciente, la mayor con dos metros de diámetro.

Cuenta la leyenda que originalmente estas bolas eran tres, representando los mundos terrestre, celestial y espiritual. La cuarta habría sido una donación de una de las esposas del sultán Yaqub el-Mansur, quien habría fundido sus joyas de oro para realizarla como penitencia por haber roto el ayuno del Ramadán comiendo tres uvas…

Es el edificio más alto de Marrakech y esta prohibido construir edificios a mayor altura que este minarete. Cuenta con seis pisos que se comunican mediante rampas.

Si bien aún se conservan azulejos, pinturas y arcadas, sólo se trata de una pequeña parte de la decoración original ya que perdió pinturas y mosaicos que en sus inicios le otorgaban gran belleza al lugar.

 

kutubia

 

Historia de la Mezquita Koutoubia en Marrakech

La ciudad de Marrakech fue capturada por los almohades después de la muerte del líder almorávide Ali ibn Yusuf en 1147.

Los almohades no querían que quedase la menor traza de monumentos religiosos construidos por los almorávides, sus enemigos acérrimos, pues los consideraban herejes.

Abd al-Mumin, quien ganó el territorio, fue responsable de construir la primera mezquita Kutubía en el terreno del anterior palacio de Ali ibn Yusuf en el barrio suroeste de la medina.

Esta primera mezquita fue construida entre 1147 y 1154 y terminada en 1157.

Intentaba así recuperar la devastación producida por Ibn Tumart, que se centró en la destrucción de los edificios almorávides.

La mezquita inicial fue reconstruida bajo el califa almohade Abu Yúsuf Yaacub al-Mansur, al darse cuenta a mitad de la construcción que el mihrab (hornacina de oración) estaba mal alineado y no se orientaba hacia La Meca, y pasó por muchos cambios hasta el final del siglo XII, cuando los andalusíes derrotaron a la dinastía almohade.

La primera mezquita fue terminada mientras que la segunda aún se estaba construyendo. La segunda mezquita fue construida casi idéntica a la primera salvo en la orientación.

El plano, los diseños arquitectónicos, las dimensiones y los materiales usados para la construcción eran todos idénticos. La planta y el diseño del alminar siguieron siendo iguales en ambos edificios.

La primera mezquita con el tiempo se deterioró.

Ambas estructuras se construyeron durante el gobierno de Abd al-Mumin (que reinó en 1130–63). La segunda mezquita se empezó después de 1154 y el edificio fue parcialmente terminado para septiembre de 1158, cuando se celebraron los primeros rezos en la mezquita.

Se siguió un estilo funcional, más que el ornamentado estilo de la arquitectura omeya.

La mezquita Kutubía y su minarete constituyen la estructura más antigua y completa del período almohade.

La mezquita fue seguida por otras dos estructuras que se construyeron en el mismo estilo, la Torre Hasán en Rabat y la Giralda de Sevilla, en España. Esta estructura así se convirtió en la precursora de la arquitectura moro-andalusí.

El nombre de la mezquita,

Literalmente quiere decir la de los libreros (kutub en árabe es «libro») hace referencia a la presencia del zoco de vendedores de libros que se desarrollaba en sus alrededores con más de cien puestos.

La orientación real de la Mezquita Koutoubia en Marrakech

Curiosamente, mientras que en la primera mezquita, la orientación estaba 5 grados desalineada con respecto a la dirección hacia La Meca, en la segunda mezquita, la orientación tenía 10 grados de error, así que estaba todavía más desalineada con La Meca que la primera mezquita.

El problema de alineamiento era un tema menor, pues los devotos siempre podían ajustar la dirección cuando ofrecían oraciones en la sala, pero se tomó la decisión de construir una nueva mezquita al lado de la primera estructura.

Parece claro que la segunda mezquita no se creó como alternativa a la primera, pues las dos compartieron el lugar durante treinta años antes de que la primera quedase arruinada.

 

mezquita-koutoubia

LEYENDA DE LA KOUTOUBIA

Cuentan una antigua leyenda que cuando se construyo la Koutoubia en Marrakech, entre sus recios muros y grietas sangraba con tanta fuerza y con los colores tan vivos de rojo que desde ese día, la mayoría de las casas buscan esa tonalidad, de ahí el nombre de «La Ciudad Roja». Curioso, muy curioso.

 

nomah-koutoubia

Consejos para disfrutar de la Mezquita Koutoubia en Marrakech

Una primera aclaración para todos aquellos que quieran visitar el interior de la mezquita: el acceso está restringido a practicantes de la religión islámica. Los no creyentes deben conformarse con rodear el templo, admirando los imponentes muros y contrafuertes que lo sustentan.

El mejor momento para hacerlo es a primera hora de la mañana, incluso antes del primer canto del muecín, cuando el escaso trasiego de la plaza hace volar la imaginación hasta tiempos pasados. No obstante, el atardecer también regala algunos momentos mágicos, sobre todo cuando el sol perfila en el horizonte el gran minarete y convierte su entorno en un auténtico decorado de película.

Es muy llamativo visitarla los viernes por la mañana, el día de oración para los musulmanes, cuando los fieles se acercan hasta aquí, muchos de ellos vestidos de un blanco inmaculado. Todo un espectáculo humano al que conviene asistir con el debido respeto.

Lo que sí son visitables son los Jardines de la Koutoubia, junto al flanco de la mezquita más cercano a la Kasbah o Barrio Judío. Están poblados de palmeras de diferentes variedades, naranjos y otros árboles frutales y este lugar supone un buen lugar de encuentro y descanso para los habitantes de Marrakech y sus visitantes.

Junto a la mezquita también se sitúa el parque Lalla Hasna.

No esperes más, atrévete ya a ver la maravillosa mezquita de la Ciudad Roja (Marrakech) y explora los mejores viajes privados a Marruecos

Nos vemos pronto!!!!

Si se te ocurre algo sobre la Mezquita Koutoubia en Marrakech, no te cortes, ¡compártelo!

Recuerda que los blog, se nutren de tus comentarios.